Anibal Olier Taller.jpg

Ante las luchas que pregonan la violencia, Olier propone las sinceras posibilidades de un abrazo. Lo hace luego de escudriñar en sí mismo, con la misma intensidad que lo hace en el otro, para luego construirlo como obra pictórica. Un ejercicio de comunicación cifrada que podríamos llamar a la manera del poeta Charles Baudelaire “el heroísmo de la vida moderna”, actitud que Olier nos regala en esta muestra, como quien comienza una nueva lucha.


David Lara Ramos

Escritor y periodista