Olier, luego de un trabajo silencioso y a la vez disciplinado, ha logrado una muestra destacada que recuerda de buena manera algunos trazos de los maestros Wilfred Lam y Rufino Tamayo

          

(Gustavo Tatis)